Provincias canoónicas:

NAVEGACIÓN

 Youtube Hijas Caridad Mártires FUNDADORES

BEATIFICACIÓN TARRAGONA 2013

RESEÑA Y FOTOGRAFÍAS ESPAÑA SUR

   Desde los diferentes y variados lugares de la Provincia España-Sur, nos unimos el día 11 de octubre, cuarenta y tres Hermanas “peregrinas” con gran entusiasmo y alegría en Bailén; punto de encuentro para desde allí, todas juntas marchar en autobús, acompañadas de la presencia del P. José Mª Maside, y dar así comienzo al viaje que nos llevaría a la celebración de la Beatificación de los Mártires del Año de la Fe.

   En nuestro primer día recorrimos kilómetros  hasta Madrid, en un verdadero clima de acogida, de convivencia fraterna, en ambiente de expansión y, reponiendo en varias ocasiones fuerzas para continuar el trayecto con energías renovadas.

   El segundo día marchamos para realizar una visita guiada al Anfiteatro Romano de Tarragona, donde se conserva la tradición de los primeros mártires hispanos. Allí, el año 259 dieron su vida por Cristo, San Fructuoso y sus diáconos San Eulogio y San Augurio.

   Seguidamente nos dirigimos al Centro Tarraconense. El Seminario, ubicado en la parte alta de la ciudad es un edificio donde hay un espacio que nos remonta al siglo II en la visualización de la muralla romana, con la Capilla de San Pablo, que conmemora la predicación del apóstol que recoge la tradición en Tarragona.

   Participamos en la Eucaristía del día del Pilar, presidida por el P. Quintano, en la que nos invitó a ser Mártires del presente, de nuestra época, de nuestro día a día, momento que pudimos compartir con los miembros de la Familia Vicenciana y algunos familiares de los nuevos Beatos Vicencianos.

   Al concluir esta acción de gracias a Dios, marchamos a Reus, a la Prioral de San Pablo, donde nos acogieron las Hermanas que trabajaron en la Comisión para este gran acontecimiento. Todos juntos iniciamos nuestra oración, contando con la presencia de los Superiores: P. Patrick Griffin, P. Gregory Gay, la Madre General, S. Evelyne Franc, S. Rosa Mª Miró y la presencia de algunas Hermanas que prestan Servicio en la Casa Madre.

   La Vigilia comenzó con una monición en la que se mencionaba a Sor Juana David, Sor Lucía Reventós y Sor María Arenas, las cuales hace 221 años entraron por primera vez en esta localidad para cuidar a los enfermos del Hospital de San Juan.

   Esta Vigilia constaba de cinco partes en las que se reflejaban los aspectos más relevantes de nuestro ser de Hijas de la Caridad:

  • - Enraizadas en Cristo y en la Iglesia.
  • - Apasionadas por Dios y por los Pobres.
  • - Comunidad de Amor.
  • - Seguidoras de Cristo viviente en humildad, sencillez y caridad.
  • - Su ideal: transmitir la bondad de Dios a los Pobres.

   Concluimos este tiempo de rezo mencionando a cada una de nuestras mártires como estímulo de fidelidad para nosotros y para que sean ejemplos de firmezas y expresión en el mundo del Amor de Dios, que nos ha sido regalado.

   Después de un largo, cariñoso y profundo aplauso a sus vidas entregadas, regresamos de nuevo a Tarragona para disfrutar en el Tarranco Arona Plaza, de la representación teatral de la Pasión de San Fructuoso. El guión del acto estaba elaborado a partir del profundo estudio del marco histórico que rodeó su pasión. Basado en la Passio Fructuosi; documento redactado en el siglo III de autoría anónima en soporte de papiro o pergamino. La obra termina con la ascensión de los tres mártires  y el recuerdo de los nuevos beatos que nos dan el testigo de mantener viva la llama de la fe y la predicación de la Buena Nueva de Jesús.

   Mientras la mayoría de las Hermanas estábamos en la Vigilia, cinco Hermanas de cada una de las Provincias españolas, hicieron presencia de la Compañía en las Vísperas solemnes celebrada en el Seminario con los Cardenales, Arzobispos y Obispos de los distintas diócesis españolas.

   Llegamos al tercer día, punto clave de la peregrinación, como momento de gracia en la celebración de la Eucaristía y Beatificación.

   La Eucaristía comenzó con el Mensaje retransmitido del Papa Francisco, en la que nos animaba a ser cristianos coherentes:

“…Imploremos la intercesión de los mártires para ser cristianos concretos, cristianos con obras y no de palabras; para no ser cristianos mediocres, cristianos barnizados de cristianismo pero sin sustancia, ellos no eran barnizados, eran cristianos hasta el final…”.

Después del rito de la aspersión, el Arzobispo de Tarragona, Monseñor don Jaume Pujol Balcells, hace lectura de la súplica de la beatificación; posteriormente el representante del Papa Francisco en esta celebración, el cardenal Angelo Amato, recita la Carta Apostólica en latín, en la que menciona a todos los nuevos beatos, y al final de la misma, se proclama que cada año su festividad será conmemorada el día 6 de noviembre.

   Tras elevar a los altares a estos siervos de la Iglesia, se realizó la procesión y veneración de las reliquias en el presbiterio, y para finalizar este rito de beatificación, se hizo entrega de una copia de la Carta Apostólica a los Arzobispos y Obispos en cuyas diócesis se introdujeron las treinta y tres causas de beatificación; y otra copia a los postuladores representantes de las congregaciones a las que pertenecían cada uno de estos mártires.

   Continúa la celebración amenizada en todo momento por el Coro y Orquesta de la Escolanía de Montserrat.

   Para concluir este día tan intenso y tan lleno de emociones y gozos, nos programaron una visita guiada a la Basílica de la Sagrada Familia, situada en pleno centro de Barcelona, siendo uno de los monumentos más visitados de España.

   Realmente pudimos contemplar la representación simbólica que hizo Antonio Gaudí de todas las escenas presentes en la Biblia, desde sus estudios profundos en los que fueron sus grandes pasiones en la vida: la arquitectura, la naturaleza, la religión y el amor a Cataluña. En verdad, observamos una simbiosis perfecta de la tradición y la innovación.

   Es de destacar la invitación como legado que le dejó a sus sucesores para que aportaran su creatividad y su fe en esta obra maestra inacabada y que por lo tanto, él no pudo contemplar finalizada.

   Antes de volver a nuestras Comunidades,  habiendo celebrado días anteriores la Solemnidad de la Patrona de la Hispanidad, fuimos a orillas del Río Ebro, para visitar el primer templo mariano de la Cristiandad, la Basílica de Nuestra Señora del Pilar y darle las gracias a nuestra Madre, por todas las experiencias vividas en este emotivo e inolvidable “peregrinar”.

   Durante el regreso tuvimos parada en Madrid, y acompañadas de S. Pilar y algunas Hermanas del Consejo, comentábamos y manifestábamos el gozo y enriquecimiento por las vivencias compartidas, teniendo presente la invitación del Papa Francisco a través de estas palabras:

“…pidamos nos ayude para mantener firme la fe, aunque haya dificultades, y seamos así fermento de esperanza, y artífices de hermandad y solidaridad”.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player